El comienzo

Mucho tiempo antes que Boquete fuera fundado oficialmente en 1911, los indios Doraz descubrieron y se situaron en estas hermosas tierras altas, seguidos por los conquistadores españoles y más tarde por los ‘49ers por quienes pararon en el camino hacia el istmo, siendo un acceso directo hacia California, donde iban en búsqueda de oro.

1911 El comienzo

Finales de los 80 y Principios de los 90

El valle de Boquete con su espectacular belleza, tierras fértiles, volcanes, y clima templado atrajo a los Europeos al igual que a los Norte Americanos, así como a personas de otras partes de Panamá. Su trabajo inspirado, preciso y profundo para el área, le permitió a las tierras de Boquete evolucionar y convertirse en un próspero centro agrícola. Muchos se refieren a Boquete como el “Granero de Panamá”.

Finales de los 80 y Principios de los 90

Joseph Wright, un constructor de ferrocarriles jubilado, abrió El Hotel Panamonte en 1914 con tan solo cinco habitaciones, en esos días conocido como “Pop Wrights Hotel” acogía a viajeros cansados que había hecho viajes desde la ciudad de David en tren, carreta de bueyes o a pie; ya que no había carretera. Wright, cautivaba a los viajeros que llegaban al hotel con la oferta de un frio cocktail de guayaba. En las décadas siguientes, Wright notó como la cantidad de invitados se iban aumentando e incluso personas de alto prestigio; como el tan reconocido Teddy Roosevelt y Charles Lindbergh, quien llego de paso por a través del vuelo de Centro América. Un explorador admirable Richard Byrd estuvo hospedándose en el Panamonte para terminar de escribir sus memorias sobre sus expediciones en las antárticas.

1914

Hans y Vera Elliot compraron el pequeño hotel y lo expandieron a 10 habitaciones con un área formal de comedor. Hans había llegado a Panamá de Suecia en 1924, como capitán de un buque mercante sueco.

1946

Hans luego trajo a su esposa Vera de Suecia a Panamá, y estableció un exitoso negocio de transporte de carga. Durante su visita a Boquete, Hans logró solicitarle carga a ganaderos, agricultores, y fabricantes del ron. Hans se enamoró del Valle de Boquete, y el junto a su esposa Vera compraron La Hacienda Y los manantiales de aguas termales en Caldera y se mudaron con su familia a Boquete.

Vera Elliot era una anfitriona excepcional y a la vez muy culta; su buen gusto y atención a cada detalle respecto a la perfección y el protocolo hizo que el Hotel Panamonte ganara una reputación extravagante a través de todo el país. Esto también aportó muchísimo a que las bases tradicionales del trato personalizado y protocolo del hotel se mantuvieran, hasta el día de hoy. Vera colgó pinturas en óleo de famosos artistas Latino Americanos, mantenía el jardín lleno de árboles frutales y muchas flores coloridas cubiertos pulidoshasta que resplandecían por completo.

Décadas finales del siglo 20

El Hotel Panamonte fue considerado el principal hotel en Boquete para los diplomáticos, y personajes élite de la política panameña, que iban para escapar del calor, de la humedad que había tanto en David como en la ciudad de Panamá.

Décadas finales del siglo 20

El Shah de Irán visito el Hotel Panamonte mientras se realizaba la búsqueda de una dirección exilia. La famosa actriz sueca Ingrid Bergman disfrutó del Hotel e incluso regresó para una segunda visita. Richard Nixon disfrutó de un almuerzo, Sean Connery también lo visitó.

Muchos viajeros internacionales, políticos, comerciantes visitando a Panamá o pasando por el Canal hicieron que fuese muy importante ir a conocer Boquete y el famoso Hotel Panamonte. Vera colgó un afiche en la puerta principal para simbolizar el Hotel Panamonte como anfitrión y punto de encuentro para los visitantes de otras partes del mundo.

Panamonte Hoy

Durante los últimos 20 años, Panamonte ha acogido un nuevo tipo de cliente: los observadores de aves o estudio de ornitología, que vienen a envolverse en una generosa selva tropical y ver una flor y fauna extravagante, además de ver los cientos tipos de aves que viven o emigran a través de Boquete, incluyendo la especie de ave Quetzal.

Panamonte Hoy

El Hotel Panamonte fue un pionero en el mercado “ecotravel” en Boquete, y los primeros en crear actividades y paseos aventureros con el fin de ofrecerles a sus clientes la máxima relajación posible.

Conforme a la tradición que tiene el Hotel de una atención personalizada y negocio familiar, el propietario actual del Hotel Panamonte es la hija del Sr. Elliot, Inga Collins. Muchos la conocen cariñosamente como Doña Inga, y ella ha logrado mantener el ambiente igual que la tradición que una vez estableció su madre, Vera. A Doña Inga le encanta a menudo contar los anécdotas del Hotel a los huéspedes y que ellos sugieran actividades y opciones para hacer más turismo en la zona de Boquete y atraer a más personas a conocer el lugar.

En el verdadero espíritu pionero que define el Hotel Panamonte, la familia Collins está constantemente buscando nuevas formas de hacer que sus huéspedes estén siempre relajados y disfrutando de su estadía. Ellos cuentan con comida internacional y festivales de vino, eventos culturales, eventos festivos, tours únicos, y ofrecen un ambiente lujoso, cómodo, muy acogedor que evoca la sensación de un hogar lejos de su hogar. Todo esto que llevan a cabo lo tratan de hacer de la mejor manera posible, y este excelente hotel ha estado practicando este arte por 100 años!